Saltar al contenido

Ahora es más fácil obtener permiso de trabajo y residencia a migrantes y estudiantes extranjeros

Con esta reforma se pretende mejorar la reagrupación familiar y permitir que los estudiantes extranjeros puedan trabajar, facilitando el acceso a los permisos de residencia.

 

Ya ha entrado en vigor en España la reforma del Reglamento de extranjería, la cual agiliza el empleo a los migrantes. Permite que aquellas personas que han vivido dos años en España puedan regularizar su situación con el compromiso de formarse laboralmente. Esta medida busca proporcionar mano de obra en los sectores más necesitados y facilitar la situación de los migrantes en España. Además, aquellos migrantes que se encuentren en España en situación irregular, también se verán beneficiados por este real decreto.

Hasta el momento, eran muchos los migrantes que estaban trabajando sin ningún tipo de derechos, ya que no habían conseguido el permiso de residencia. Pero con esta reforma podrán pedir la residencia siempre que cursen una formación y así tener los mismos derechos que cualquier ciudadano español.

La reforma de extranjería para flexibilizar la contratación de migrantes entra en vigor

 «Por la propia naturaleza del fenómeno subyacente es imposible hacer una estimación (del número de afectados) que tampoco es el objetivo de la reforma. El objetivo es modernizar el modelo migratorio para que se propicie la migración regular y segura en toda circunstancia», explicó el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, este martes en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros del pasado 26 de julio

Además, esta reforma también mejorara la agrupación familiar, de esta manera sus parejas también podrán acceder al permiso para trabajar.

Por la parte que afecta a los estudiantes, estos podrán venir a trabajar también. Pudiendo compaginar su formación con un trabajo siempre que este no supere las 30 horas semanales y se eliminaran las restricciones que hasta ahora tenían para poder incorporarse al mercado laboral cuando finalizaban sus estudios.

El Gobierno ha descartado un efecto llamada, ya que uno de los requisitos es que la persona extranjera tiene que acreditar que lleva residiendo al menos dos años en España y además tiene que comprometerse a realizar una formación. Sin embargo, si que tienen la esperanza de que con esta reforma se evite una parte de la economía sumergida, ya que se cubrirán las necesidades del mercado laboral.

En una entrevista en El País, Escrivá indicó: «Hay numerosos estudios que a lo largo del tiempo han demostrado que los cambios legales en los procesos de migración regular e irregular no parecen ser un foco determinante».